Los óxidos de nitrógeno son responsables de dañar el sistema respiratorio, crear lluvia ácida y contaminar el aire. Estos tienen un impacto adverso significativo en nuestra salud y el medio ambiente. Pero, lamentablemente, estos se producen en masa a partir de motores diésel y de gasolina que utilizamos en los automóviles y en los generadores de motores. Por tanto, controlar dichas emisiones es de suma importancia, y ahí es donde entran en juego los sensores de NOx. En este artículo, discutiremos qué es un sensor de NOx y cómo funciona. Empecemos con lo básico.

¿Qué es un sensor de NOx?

Un sensor de NOx (óxido de nitrógeno) monitorea los niveles de óxido de nitrógeno emitidos por un motor y generador diésel o de gasolina. Es un dispositivo que mide la concentración de óxidos de nitrógeno y da señales al sistema de reducción de NOx. Ha sido una parte esencial de los motores diésel durante décadas; Sin embargo, los vehículos de gasolina modernos también lo tienen para controlar las emisiones nocivas. Proporciona mediciones en tiempo real de la concentración de NOx y oxígeno y ayuda al sistema de reducción de NOx a actuar en consecuencia. Dicho esto, juega un papel vital en el control de las emisiones de NOx de los vehículos. Es la única manera de cumplir con la normativa y mantener nuestro medio ambiente y nuestras vidas seguros.

NOx y sus efectos adversos

Los óxidos de nitrógeno o NOx incluyen dióxido de nitrógeno (NO2), óxido nítrico (NO), monóxido de nitrógeno (N2O), pentóxido de nitrógeno (NO5) y otros óxidos de nitrógeno. Estos óxidos son altamente reactivos y cuando son emitidos por vehículos, generadores y motores, dañan nuestra salud y el medio ambiente. Las concentraciones más altas de NO2 en el aire provocan diversas enfermedades respiratorias humanas. La exposición prolongada provoca asma y otras infecciones respiratorias, especialmente en niños y ancianos. Todos estos óxidos de nitrógeno son altamente reactivos y reaccionan con otros químicos y compuestos para crear contaminación por ozono a nivel del suelo; Esta formación de ozono en el suelo no es más que una maldición. Además, son responsables de las partículas sólidas y las gotas de líquido que se encuentran en el aire, que son extremadamente pequeñas para ver a simple vista y perjudiciales para la salud. Además de los efectos adversos para la salud, estos óxidos también alteran el medio ambiente. Contribuyen a la creación de lluvia ácida, que daña lagos y bosques. Las partículas en el aire contaminan el aire y lo vuelven turbio, lo que provoca dificultad para ver. Por lo tanto, controlar las emisiones de NOx es esencial y los sensores de NOx desempeñan un papel vital en ello. Sin este sensor, no tendremos idea de cuántos gases nocivos emiten nuestros vehículos, lo que resultará en mayores concentraciones de óxidos de nitrógeno en el aire.

¿Cómo funciona un sensor de NOx?

El sensor de NOx está ubicado en el escape de un vehículo para detectar los niveles de óxidos de nitrógeno emitidos por el motor. Contiene celdas electroquímicas que generan una señal eléctrica después de que se produce una reacción con óxidos de nitrógeno. Suele haber dos o tres celdas electroquímicas. El principal está formado por una célula de Nernst y sus potenciales celulares pueden determinarse mediante la ecuación de Nernst. Ayuda a regular la relación aire/combustible para reducir la emisión de óxidos de nitrógeno. La segunda celda convierte los óxidos de nitrógeno en oxígeno y nitrógeno, convirtiendo los gases nocivos en productos inofensivos. Está compuesto por cerámica y tiene una capa de rodio. El catalizador presente dentro del sensor de NOx genera un voltaje cuando reacciona con los óxidos de nitrógeno. El voltaje sirve como señal eléctrica y los voltajes altos reflejan concentraciones más altas de emisión de óxidos de nitrógeno. La señal va a la Unidad de control del motor (ECU), que comanda la reducción catalítica selectiva (CSR) para reducir la emisión de óxidos de nitrógeno. El sensor de NOx funciona junto con los otros elementos del sistema para detectar la emisión de óxidos de nitrógeno y reducirlos a un nivel seguro según la normativa.

Mantenimiento y solución de problemas de sensores de NOx

Un sensor de NOx garantiza la emisión de óxidos de nitrógeno de un motor dentro de límites seguros. Por lo tanto, no podemos soportar ningún fallo o problema con el sensor. Y es por eso que los usuarios deben saber sobre mantenimiento y solución de problemas.

Mantenimiento

Los sensores de NOx tienen una vida útil limitada y los fabricantes suelen especificarla en horas. Por ejemplo, un sensor de NOx puede tener una vida útil de 3,600 horas. Después de su período, el sensor no funcionará correctamente y creará varios problemas. Este es el momento en que necesitas reemplazarlo por uno nuevo. Una vez que el sensor completa su vida útil, comienza a crear varios problemas, como mayor consumo de combustible, luces de error o advertencia, etc. Los sensores de NOx pueden dejar de funcionar o fallar antes de su vida útil debido a múltiples razones, como

  • Daños mecanicos: Los sensores de NOx son frágiles y sus componentes pueden romperse en caso de un impacto fuerte.
  • Fluctuaciones de temperatura: Cuando conduces en zonas frías y nevadas, los sensores de NOx se enfrentan a cambios bruscos de temperatura.
  • Presencia de agua/humedad: El agua puede corroer los sensores de NOx e impedir que funcionen. Asegúrese de que su sensor de NOx tenga una alta resistencia al agua.
  • Formación de suciedad: La acumulación de suciedad es una causa común de lecturas inexactas y una vida útil más corta de los sensores de NOx.
  • Uso excesivo de aceite: Si el consumo de aceite del motor es excesivo, podría dañar los sensores.

Durante la vida útil de un sensor de NOx, hay que darle mantenimiento. El problema común es la acumulación de hollín, que impide que el sensor tome medidas correctas y además deteriora su vida útil.

Solucionando Problemas

Si encuentra un error de P2200 a P225 en el sistema de diagnóstico a bordo, probablemente se deba al sensor de NOx. La luz de advertencia del motor también indica una falla de los componentes electrónicos, que puede ser cualquier cosa, incluidos los sensores de NOx. Si el vehículo no arranca o muestra estado de cojera, podría deberse a alguna falla o falla del sensor de NOx. Cuando enfrente estos problemas, limpie el sensor y vea si funciona. Aunque los sensores de NOx se limpian automáticamente, puedes intentar la limpieza manual. Las siguientes opciones son reparación o reemplazo.

¿Quiere un sensor de NOx confiable?

Si hay algún problema con el sensor de NOx, la mejor manera es reemplazarlo lo antes posible. No sólo altera el rendimiento de los vehículos sino que también contamina el medio ambiente. Limpiar o reparar el sensor de NOx funciona, pero de vez en cuando. Reemplazarlo es una opción mejor y más fácil. Obtenga un sensor de NOx confiable que sea compatible con su vehículo y ofrezca ciertas características, como

  • Monitoreo en tiempo real
  • Concentración de NOx y O2
  • Resistencia al agua o impermeabilización
  • Resistencia a la toxicidad
  • Larga vida útil

Consulte nuestro artículo Sensores de NOx para Volvo, DAF, Man, Mercedes-Benz, Scania y Cummins.

CONTÁCTENOS AHORA

24 horas en línea